Disparen sobre Santiago: la CIA en la caída de Allende El embajador

Descripción: La toma del poder por Pinochet el 11 de septiembre de 1973 fue el producto de una prolongada campaña de los E.E.U.U., de manipulación política y desestabilización en Chile. En 1964 la administración de Johnson invirtió diez s millones de dólares en una campaña secreta para asegurar la elección del demócrata cristiano, Eduardo Frei, como presidente contra el candidato del Partido Socialista, Salvador Allende. En 1970, con Frei inelegible para sucederse a sí mismo y Allende el favorito para ganar las siguientes elecciones, Chile se convirtió en un problema para la administración de Nixon. El super-secreto ‘Comité 40’, una organización de alto nivel presidida por Henry Kissinger, junto con representantes del Departamento del Estado, de la CIA y del Pentágono, decidió que una intervención electoral masiva probablemente provocaría una fuerte reacción. El Embajador de los E.E.U.U., Edward Korry, recomendó una urgente operación secreta de la CIA para preparar un preventivo golpe de estado militar. Allende ganó las elecciones sobre la base de un programa reformista, pero su victoria precipitó un movimiento masivo de la clase obrera y de los campesinos pobres de inmenso potencial revolucionario. Allende y sus promotores Stalinistas dentro del partido comunista chileno pasaron los siguientes tres años refrenando, desalentando y disorientando el movimiento de masa y bloqueando cualquier desafío decisivo a la clase dirigente chilena y al imperialismo americano, mientras que elementos de la derecha y los fascistas preparaban su contraataque. Durante este período hubo seis tentativas fracasadas de golpe por parte de la derecha, la mayoría de ellas con ayuda directa americana.Como lo había hecho anteriormente en Indonesia, la CIA ayudó a los militares en Chile a componer listas de gente a ser exterminada. El 10 de septiembre de 1973, día antes de que la junta atacara, los nombres de 3.000 líderes de alto nivel y 20.000 de nivel medio de organizaciones populares — sindicatos, grupos estudiantiles, grupos de arrendatarios, comités campesinos, grupos de derechos y libertades civiles, partidos políticos izquierdistas — fueron distribuidas a las escuadrillas de la muerte. Prácticamente todo aquél que no huyó del país fue cazado y asesinado.

Ver en Google video: Disparen sobre Santiago: la CIA en la caída de Allende El embajador

(Visited 11 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *